SEAM informa acerca de la fiebre amarilla

Tras la circular N° 02/2018 emitido por el SENACSA donde se declara estado de alerta ante posibles casos de muertes o monos enfermos (carayas) en zonas boscosas y reservas naturales, se insta a la ciudadanía a colaborar con el control de los vectores pues son la principal fuente de transmisión de dicha enfermedad.

La Secretaría del Ambiente (SEAM), aclara que los monos kaí son poco susceptibles a esta enfermedad, pero para los monos aulladores karaya, el virus suele ser letal.

Otro dato importante de saber es que los monos no son los transmisores de la enfermedad, ellos enferman de fiebre amarilla al igual que el ser humano, por lo cual, se recomienda a las personas que tienen monos como tenencia en cautiverio (mascotas o zoológicos) que ante cualquier caso de mortandad o sospecha de enfermedad en los monos comunicarse inmediatamente con las autoridades competentes para dar aviso y proceder con las medidas que sean necesarias.

>> Fiebre Amarilla

La fiebre amarilla es una enfermedad infecciosa producida por el virus de la fiebre amarilla (Flaviviridae) que afecta a los seres humanos y a algunas especies de primates no humanos, y es transmitida por mosquitos vectores del género Aedes y Haemogogus.

Los síntomas son fiebre, dolores de cabeza, ictericia, dolores musculares, nauseas, vomitos y cansancio.

Existen 3 ciclos de la enfermedad:

A La fiebre amarilla selvática: en las selvas tropicales los monos que son los principales reservorios de la enfermedad, son picados por el mosquito salvaje y este a su vez transmite el virus a otros monos.

B La fiebre amarilla intermedia: los mosquitos semidomesticos que se crían en zonas rurales pueden afectar al hombre y a monos.

C La fiebre amarilla urbana: aquella que se produce cuando las personas infectadas introducen el virus en zonas muy pobladas y con alta densidad de mosquitos por lo que la principal medida de contingencia en cualquiera de los casos es el control del vector.