SEAM en operativo conjunto realiza de control de la contaminación en Bahía de Asunción

 

Una comitiva conjunta entre la Secretaría del Ambiente, la Dirección General de Gestión Ambiental de la Municipalidad de Asunción y la Policía Nacional, realizó un operativo de control y fiscalización en la mañana del jueves 8 de enero en la Bahía de Asunción, específicamente en la zona de Tablada.

Primeramente, se constató la existencia de un vertedero clandestino en una vivienda particular perteneciente a la Sra. Mirian Ortiz, en el barrio Caacupemí. Estos residuos con las lluvias desembocan en los humedales existentes en los alrededores.

En el momento de la intervención se detuvo un camión que transportaba los residuos sólidos a la vivienda. 

Se constató también que dentro de la propiedad habían unos 60 cerdos aproximadamente.

El terreno se encuentra dentro de la zona de influencia de la Reserva Ecológica Banco San Miguel y Bahía de Asunción.

Se observaron viviendas en condiciones insalubres. "En una zona húmeda como lo es este barrio, y sumándose el hecho de que vive gente en los alrededores, no se puede arrojar ni acumular basura de esta manera", indicaba la Directora de Fiscalización de la SEAM, Mariana López en entrevista con un medio radial.

Posteriormente, se llegó a empresa fabricante de cal denominada Cocoliso S.R.L. para su verificación. Al ingresar, fueron recibidos por el Sr. Agustín Molas, administrador de la empresa.

Se pudo observar que las piedras en bruto utilizadas para materias primas se encontraban al borde del río Paraguay, parte de ella en el río mismo.

Constataron que no contaban con medidas de mitigación de polución de aire, es decir que el interior estaba totalmente cubierto de polvo debido a que el sistema de extracción de partículas volátiles se encontraba totalmente obstruida, lo que impedía ver y respirar con normalidad.

No contaban siquiera con equipos de protección para los trabajadores del lugar. Sus protecciones eran muy precarias y hasta caseras.

Además, el sistema eléctrico presentaba falencias, la caja de llaves no contaba con tapa y los cables estaban sueltos a su alrededor.

La misma contaba con licencia ambiental pero no con Plan de Gestión Ambiental (PGA).

Se realizó acta de intervención que será remitido a Asesoría Jurídica, para aplicar las multas y sanciones correspondientes.